• Mónica Cortés

Vino para todos: Charcutería y vino


Charcutería y vinos


Si hay algo que les encanta a la mayoría a los ‘wine lovers’, es acompañar una buena tabla de charcutería, llena de carnes frías y quesos con un vino perfecto.


¿Alguna vez has visto una tabla de charcutería con muchas carnes frías y diferentes quesos, pero te resulta difícil encontrar el vino (o vinos) adecuado para combinar con la variedad de carnes, quesos, encurtidos, etc.? Si tu respuesta es sí, ¡Esto es para ti!


Comencemos por definir:


¿Qué es la charcutería?


El término original hacía referencia al establecimiento donde se vendían embutidos y fiambres. Actualmente, la charcutería comprende un abanico muy amplio de productos, desde los elaborados con bases de ternera, cordero, aves, soja, etc., hasta otro tipo de presentaciones como el paté, una pasta untable elaborada a partir de una mezcla de elementos cárnicos con sales. , especias, grasas y aditivos.


¿Cuáles son los componentes de una tabla de charcutería?


Normalmente, las tablas gourmet tienen:


- Carnes frías: Jamones, salamis, chorizos, etc.,

- Quesos de varias consistencias. Quesos duros como parmigiano, gouda, manchego, gruyere y cheddar; y quesos blandos como brie, queso de cabra, queso azul, etc.

- Diferentes tipos de nueces: como nueces de la India, almendras, pistachos, cacahuetes o maní, etc.

- Frutos secos: más común pero no limitado a arándanos e higos.

- Encurtidos: pepinillos, aceitunas.

- Elementos naturales: fruta fresca picada y / o tomates cherry.


Si estás tratando de hacer una en casa, te sugiero que comiences eligiendo uno o dos elementos de cada categoría, con la adición de rebanadas de pan, tostadas y / o galletas neutrales.


¿Qué vinos se recomiendan con tablas de charcutería?


Por lo general, les doy a mis clientes una guía básica que me gusta llamar "Guía básica para maridar vino y embutidos". ¡Pero aprender a maridar charcutería es más fácil de lo que piensas! Y debido a que los gustos de cada persona son diferentes, es importante tener en cuenta que es una buena idea probar sus elementos con un par de vinos diferentes: un blanco y un tinto; de esa forma, puedes decidir cuál te gusta más y disfrutar mucho más de tu experiencia.


Estas son algunas de mis sugerencias y observaciones:



1. La charcutería tiende a ser grasosa, por lo que sería agradable limpiar el paladar con un vino que tenga acidez y tanicidad, como un Tempranillo o Malbec jóvenes, o con poco paso por barrica.


2. Jamones madurados como el Jamón Serrano Español, el Prosciutto italiano, el Westphalie alemán o el Presunto de Chaves portugués, tienen en común el método base de su producción (saltear, reposar y secar). Por lo que no necesariamente necesitan un vino con mucha crianza . Puede ser un tinto de sabor fino, como Pinot Noir o Merlot. Si lo acompañas con pan neutral, y una mezcla de frutos secos, tendrás un delicioso festín en el paladar.


3. Algunas carnes frías y embutidos pueden llegar a ser bastante herbáceos e intensos. Este tipo de embutidos armonizan con un vino espumoso, o un vino blanco con una aguja ligera, ya que esa burbuja ayudará a equilibrar la untuosidad; o un Shiraz, cuyas notas picantes estabilizarán las especias del plato.


4. Trata de evitar los vinos que oculten los sabores suaves de quesos y jamones de pavo más ligeros y delicados. Un Chardonnay sería un buen comienzo. Esta cepa también funciona para embutidos de pavo, pollo o lomo. Puedes probar el lomo con un vino tinto afrutado como un Beaujolais.


5. Si tus embutidos y quesos son ahumados: Hoy podemos encontrar sabores ahumados por todo el mundo, y debemos considerar que tienen mucha profundidad. Por lo tanto, puedes sorprender gratamente a tu paladar combinándolo con un vino blanco espumoso brut. Igualmente, prueba un salami o un chorizo ​​con un Nebbiolo o un Malbec.


6. Carne de caza: Necesitarás un vino más potente y estructurado, un tinto con una amplica crianza en barrica, como un Cabernet Sauvignon, o un blend con esa cepa como base.


Por último, mi sugerencia más importante es experimentar y divertirte sin esforzarse demasiado para encontrar "el maridaje perfecto". La idea de perfección de una persona no es la misma que la de otra. En mi opinión, realmente se trata de pasar un momento de disfrute en buena compañía, y esa es la mejor armonía.


Para maridar una copa de vino no es necesario complicar demasiado las cosas, solo se trata de estar abierto a probar nuevos sabores. Espero que este nuevo año sea de nuevos comienzos, de grandes actitudes y de probar cosas nuevas, vinos nuevos y platillos nuevos.


¡Deseo que el 2021 sea un viaje alrededor del mundo a través de los sabores que pruebes!


¡Buen provecho y salud!



Si disfrutaste este articulo, checa la sección Vino para todos en la que Sommelier Monica comparte mas sabiduría acerca del vino con nosotros.