• Mónica Cortés

Vino para todos: Maridajes navideños y Chocolate caliente con vino


La temporada navideña se celebra en todo el mundo con todo tipo de tradiciones diferentes y platos deliciosos. En mi familia, mezclamos lo tradicional, y lo no tan tradicional, como comer pavo al horno, y un plato llamado "romeritos", (un tipo de hierba similar al "romero" nativo de Norteamérica, elaborado con mole mexicano).


Por lo general, cocinamos tanta comida que una vez terminada la Navidad, ¡Recalentamos y comemos las sobras durante semanas! Lo que fue la cena navideña se convierte en diferentes versiones de sándwiches, tacos, ensaladas, tapas y más. Y, por supuesto, nuestras comidas siempre se maridan con un buen vino. Como es mi dicho, hay un vino para todos, y para cada ocasión… ¡Especialmente Navidad!


En el espíritu de estas fiestas, he elegido algunos platos navideños tradicionales mexicanos e internacionales para sugerirles algunos maridajes de vinos para disfrutar.


Recuerdemos, en primer lugar, que al maridar, nuestro propósito no es que el vino ensombrezca la comida, ni que la comida ensombrezca al vino, sino que ambos sabores se complementen en perfecta armonía.


Aquí tengo algunas de mis sugerencias para hacer el maridaje navideño perfecto y darle un toque especial a tu celebración:



• Pavo


El pavo suele ser la estrella de las festividades navideñas. En general, las aves como el pavo no suelen tener sabores intensos y el contenido de grasa es bajo. Su preparación frecuentemente es con un relleno que varía desde almendras, manzana, carne molida, hasta jamón o tocino.


El pavo a menudo se sirve con salsa de arándanos, y se prepara de diferentes maneras que lo hacen jugoso y lleno de sabor. (¡Checa la receta de Joha para el pavo perfecto y sus 10 consejos para un pavo jugoso!)


Mi sugerencia de maridaje para el pavo es un vino tinto joven y ligero con taninos suaves como un Pinot Noir, Merlot o Shiraz (o una mezcla). Estos complementarán el sabor dulce y herbal que suele tener el pavo asado o al horno.


Si prefieres el vino blanco, puedes optar por un Albariño, o un Chardonnay algo más potente (con barrica si es posible), ya que esa ligera acidez marida muy bien con un pavo jugoso.



• Romeritos mexicanos


Amados u odiados, los controvertidos romeritos tienen una mezcla de sabores muy peculiar, con un predominante sabor a camarón.


Para este plato, te sorprenderá saber que un vino espumoso blanco seco (brut o extra brut) es un muy buen maridaje, ya que las burbujas cortan la grasa del mole, creando un efecto muy agradable en el paladar.



• Bacalao a la vasca (Bacalao a la Vizcaína).


El bacalao a la vasca, también conocido como bacalao a la vizcaya o vizcaína, es un plato muy completo y expresivo. Es un pescado blanco salado, cocinado con alcaparras, aceitunas, ajo, cebolla y tomate (entre otros).


Acompáñalo con un vino rosado como el Tempranillo, o Garnacha, cuyos taninos ligeros respetarán los sabores del plato.


Además, un tinto con maceración carbónica como el Beaujolais Nouveau (compra la añada más reciente de este tipo de vino, ya que solo dura 6 meses desde su salida el tercer jueves de noviembre de cada año). Asimismo, este plato va muy bien con vinos blancos melosos con mucho cuerpo y sabor, como Viogner o Chardonnay.


Nota: ¡Mucho cuidado con la cantidad de picante en los platillos! Recordemos que el picante tiene un efecto adormecedor en nuestras papilas gustativas y puede saturarlas, inhibiendo nuestro sentido del gusto para disfrutar del vino.


• Lomo de cerdo


El lomo de cerdo es muy versátil, ya que hay innumerables formas de prepararlo: en salsa de ciruela, salsa de pimiento, vino tinto y más. A menudo se sirve con puré de papas con mantequilla, ya que ayuda al paladar a reducir la sequedad del lomo. Sugiero un vino tinto como el Malbec con paso por barrica, aunque el cerdo no es carne roja, crea un equilibrio con los condimentos de la carne.



• Ensalada de manzana (ensalada de manzana)


La ensalada de manzana se puede servir como postre, guarnición o entrada. Cuando se sirva como postre, maridándolo con vino, que actuará como digestivo. Pruébalo un vino blanco dulce (sírvelo frío).

Si se sirve como entrada, reduce el almíbar de piña en la ensalada, y acompáñalo con un rosado, o vino blanco espumoso dulce (sec o demi-sec, frío).



• Pastel de chocolate


Aunque no es exclusivo de la Navidad, el pastel de chocolate es uno de los postres más populares en todo el mundo; sin duda, también se come durante esta temporada.


Cuando se trata de chocolate y vino, es importante tener en cuenta lo siguiente: cuanto más cacao contiene, más intenso es el vino con el que se debe maridar. Por eso, mi sugerencia es combinarlo con un pastel de chocolate semidulce.


Además, la dulzura del vino debe superar la dulzura del postre. Una opción contrastante, es acompañarlo con un Cabernet Sauvignon, con paso por barrica. Otra sugerencia deliciosa y dulce que vale la pena probar es con Porto Ruby.



• Pastel de frutas de Navidad


El pastel de frutas es un postre a base de frutos secos, muy tradicional y popular en todo el mundo, especialmente durante esta época del año. Pruébalo con un vino espumoso dulce o un vino blanco de postre (cosecha tardía).



Y finalmente, quiero dejarles un regalo especial, un regalo de Navidad de mi parte: mi receta para una bebida única y deliciosa que se describe mejor como un "abrazo en una taza". El vino de chocolate caliente es perfecto durante estos días fríos de invierno, acurrucados con un ser querido, viendo películas clasicas de Navidad.¡Darle una oportunidad a esta bebida! Te va a encantar.




Vino de chocolate caliente

(8 porciones)


INGREDIENTES:


1 litro de leche (4 ½ taza)

1 botella de vino tinto de 750 ml (un cabernet sauvignon)

350 gramos de chocolate semi amargo picado

4 cucharaditas polvo de cacao

Canela en polvo

Malvaviscos o crema batida


INSTRUCCIONES:


1. Calienta la leche hasta que hierva, y luego disminuye el fuego a bajo.

2. Mezcla los trozos de chocolate con la leche hasta que se disuelva, continúa revolviendo, y agrega el cacao hasta que se disuelva y la mezcla comience a espesarse ligeramente.

3. Agrega el vino tinto, y sube a fuego medio hasta que comience a hervir y se apague. Ajusta la dulzura al gusto.

4. Sirve caliente. Decora con crema batida o malvaviscos y canela.

Recent Posts

See All