• Johana Williams

Rosca de Reyes y Navidad extendida (Rosca de Reyes Mexicana)



El “Día de Reyes”, es una fiesta mexicana especial que se celebra el 6 de enero y representa el día en que los Reyes Magos visitaron al niño Jesús, trayendo regalos del Lejano Oriente. Aunque en el texto bíblico son ‘los sabios del Oriente’, popularmente son conocidos como “los tres reyes magos”. Equivalente a la Navidad, este día es uno de los más felices del año para los niños mexicanos, porque reciben regalos por la mañana. Estos regalos son traídos durante la noche por los reyes magos, no por Santa Claus. Básicamente, en Mexico, la Navidad se extiende hasta al menos el 6 de enero. Debajo del árbol de Navidad es donde los Reyes Magos dejan los regalos para los pequeñines de la casa.


Tradicionalmente, familias y amigos se juntan para comer “Rosca de Reyes”. Cada persona corta su propia rebanada y quien encuentra una figurita de bebé, que normalmente se esconde dentro del pan, comprará / traerá tamales para una celebración que tendrá lugar el 2 de febrero.


Esta tradición tiene su origen en Europa, y fue traída a México después de la conquista española. La forma circular del pan representa el amor eterno de Dios, y según el Maestro Chef mexicano Yuri de Gortari, así como muchos de los miembros de mi familia, los diferentes colores de las decoraciones (frutas cristalizadas y cerezas verdes y rojas, etc.) representan las joyas incrustadas en las coronas del rey. La figurilla de un bebé que se encuentra dentro del pan representa a Jesús, escondido por sus padres después de que Herodes intentara matarlo.


Tengo tan buenos recuerdos con mis primos, tíos y tías, en la gran mesa de la casa de mis abuelos, todos riendo y divirtiéndonos cortando un trozo de rosca, y haciendo locuras para tratar de esconder las figuritas que les había salido. Una vez en el trabajo, uno de mis compañeros de la oficina encontró una figurilla, y ¡Se la pasó a propósito antes de que alguien se diera cuenta de que le había salido!


Una gran parte de la magia del día, cuando era niño, es el hecho de que ese fue el día en que recibimos regalos y pudimos jugar afuera con nuestros vecinos y primos.


Recuerdo vívidamente, mientras vivía en Venezuela cuando era niña, mi mamá y un grupo de mamás mexicanas decidieron hacer Rosca de Reyes, siguiendo la receta de la abuela de una de ellas. Esa receta fue escrita de una manera muy particular. Todas las instrucciones comenzaban con frases como: “Mijita… (Mi niña), cariño… querida…” ¡La amiga de mi mamá había transcrito cada palabra que decía su abuela al darle las instrucciones! Qué lectura tan preciosa y divertida.


Recuerdo también, que esa rosca fue muy peculiar, porque no tenían acceso a las figurillas del niño Jesús. Así que¡mi mamá tomó algunos de los juguetes pequeños de mi hermano, los lavó y los insertó en el pan! ¡Eso agregó una capa extra de diversión para todos al cortarla!


Mi mamá y mis “tías mexicanas en Venezuela” hicieron muchas cosas como esta para transmitir las tradiciones a la siguiente generación que crecía tan lejos de México. Como mexicana que ha vivido gran parte de mi vida fuera de México, he horneado rosca de reyes en los diferentes países en donde he vivido; ¡Siempre me encanta compartirla con mis amigos de esos países!


Esta tradición me hace pensar en el hecho de que muchas veces me he encontrado haciendo esfuerzos conscientes para celebrar y traer algunas de las festividades y tradiciones de mi país, porque, como dije antes: la comida es identidad.


Así que decidí compartir mi receta de Rosca de Reyes con todos ustedes, porque incluso cuando ya pasó el Día de Reyes este año, ¡Nunca es tarde para hacer y comer Rosca!


Mi receta está inspirada en la receta del chef mexicano, maestro Yuri de Gortari, pero tiene un toque especial de Joha en técnica e ingredientes. En memoria del Chef Yuri de Gortari y su legado a las próximas generaciones en la cocina tradicional mexicana.


Espero que la disfrutes con tus seres queridos con una buena taza de tu bebida caliente favorita.


¡Feliz día de Reyes!



Rosca de Reyes Mexicana

(15-20 personas)


INGREDIENTES


500 gramos de harina sin blanquear (4 tazas) *

110 gramos de mantequilla, temperatura ambiente (8 cucharaditas)

6 huevos grandes

100 gramos de azúcar (1/2 taza)

5 gramos de sal (1 cucharadita)

15 gramos de levadura seca (3 cucharaditas)

3/4 taza de leche entera

1 cucharadita de agua de azahar

Ralladura de 2 naranjas

1 cucharadita de vainilla


* Si no tiene acceso a harina sin blanquear o harina de panadero, sustitúyela con harina para todo uso. En ambos casos, considera ½ taza más, en caso de que la masa esté demasiado húmeda.


Decoración:


1/3 taza de manteca vegetal

1 taza de harina para todo uso

1 taza de azúcar glass

1/2 cucharadita de vainilla

3-4 figuritas del niño Jesús

4 cerezas marrasquino, cortadas por la mitad

4 cerezas verdes, cortadas por la mitad

Unos 50 gramos de ate de membrillo de diferentes colores, cortado en tiras. **

1 clara de huevo

Una pizca de azúcar blanca


** También se le conoce como “quince paste”, “quince cheese”. Cuando no lo he encontrado, he utilizado frutas secas confitadas: higos, naranjas, limones, piña, mango, etc. Usa tu imaginación para substituir. ¡Coloca almendras, nueces o incluso rodajas de duraznos!


INSTRUCCIONES:


La masa:


1. En un tazón pequeño, agrega toda la levadura, 1 cucharada de azúcar, 2 cucharadas de harina. Mézclala cuidadosamente con una cuchara. Luego, calienta la mitad de tu leche total. Si usas un termómetro, deja que la leche alcance los 105-110 ° F. Agrégale a los ingredientes secos y revuelve con cuidado para integrarlos. Cubre con un film plástico de cocina, y una toalla. Coloca en un lugar cálido. Debería duplicar su tamaño en unos 15 minutos.


1. En una batidora, agrega la harina, la mantequilla, la mitad del azúcar y mezcle a velocidad baja-media usando el gancho hasta que comience a integrarse (aproximadamente 5 minutos).


2. Agrega sal y añade un huevo a la vez mientras la batidora sigue funcionando. Una vez todo eso integrado, agrega la leche y la otra mitad del azúcar. Agrega la levadura (ya debería haber duplicado su tamaño), y cuando todo parezca bien mezclado, añade vainilla y ralladura de azahar. Mezcla durante unos 20 minutos a velocidad baja-media.


A mano: Sobre una superficie limpia, haz un “volcán” con la harina. Mezcla el azúcar y la mantequilla hasta que todo esté muy bien mezclado, luego en el centro del “volcán”, agrega un huevo a la vez, leche, vainilla y ralladura de azahar. Amasa hasta que se integren los ingredientes y la masa no se pegue a tus manos. Puede llevar más tiempo que usar una batidora, pero ¡Tómate un descanso y no te rindas!


3. Deja de amasar y deja reposar la masa durante 30 minutos cubriendo con una toalla. Una vez transcurrido el tiempo, perfora la masa y vuelve a mezclar por otros 20 minutos, o hasta que la masa no se pegue a las paredes del tazón.


La masa debe estar un poco húmeda, pero lo suficientemente seca para que no se pegue a tus manos al tomarla, ni a las paredes del tazón de la batidora. Debe pasar la "prueba de la ventana", estirando un trozo de masa lo suficientemente delgado como para ver la luz a través de él.


Si después de tanto tiempo mezclando, todavía sientes que la masa está demasiado húmeda, agrega ¼ - ½ taza de harina más, (No más, de lo contrario tu pan estará demasiado seco), y tan pronto como la harina se integre y la masa se despegue de las paredes del tazón, saca la masa y colócala sobre una superficie limpia espolvoreada con un poco de harina.


4. Forma la masa en un cilindro largo, junta los extremos en forma de anillo. Colócalo en una bandeja para hornear engrasada y enharinada (o una bandeja para hornear con un trozo de papel encerado o papel pergamino para hornear).



Me gusta dejar reposar la masa en esta etapa durante unos 15 minutos, cubierta con una toalla en un lugar cálido cerca del horno, mientras preparo las decoraciones.


5. Enciende tu horno a 350°F (180°C).


Las decoraciones:


Pasta de azúcar:


6. En un tazón pequeño, mezcla (a mano) la manteca vegetal, el azúcar glass, harina y la vainilla hasta que tenga la consistencia de plastilina. Si es posible, usa papel pergamino mientras aplanas la pasta, y divídela en 6-7 tiras que se colocarán encima de la Rosca.


7. Desde la parte inferior, inserta con mucho cuidado las figuras del niño Jesús en lugares aleatorios del anillo de la masa.


8. Bate el huevo en un tazón pequeño con una pizca de azúcar y unas gotitas de agua. Barniza la masa uniformemente con una brocha.


9. Coloca las tiras de la pasta de azúcar, las cerezas y el membrillo en diferentes lugares de la Rosca y coloca en el horno. Deja que se hornee durante unos 18-20 minutos.



Si comienza a dorarse después de unos 10 minutos, cúbrela con un trozo de papel de aluminio (asegurándote de que no toque el membrillo; de lo contrario, se derretirá y se pegará al papel de aluminio).


10. Prueba con un palillo de dientes para asegurarte de que esté lista. Déjala enfriar en un lugar sin circulación de aire durante unos 20 minutos.



¡Disfruta encontrar al niño Jesús en tu rosca con tus seres queridos!



Acompaña tu rosca de reyes con un rico ponche de frutas navideño. (Receta con substituciones de ingredientes fuera de Mexico)