Joha's Table

  • Johana Williams

Lentejas veganas y malaria en el Amazonas


Hace varios años, realicé una visita espontánea de cinco meses a Venezuela. Parecía que todo lo que sucedió durante ese viaje nació de la espontaneidad. ¡Especialmente el momento en que decidí ir al corazón de la selva amazónica con algunos de mis primos!

Mi primo, Carlos, y yo hicimos las maletas y salimos a la aventura por capricho. Viajamos aproximadamente 17 horas desde Puerto La Cruz hasta el Amazonas en un viejo, desvencijado e incómodo autobús escolar. Recorrimos todo el país desde la costa caribeña en el norte de Venezuela, hasta el sur, cerca de la frontera con Colombia.

Cuanto más al sur llegamos, más caluroso y húmedo estaba el clima, y ​​(por supuesto) el autobús no tenía aire acondicionado. El único alivio del calor se produjo a través del aire que circulaba por los paneles de vidrio faltantes en algunas de las ventanas del autobús, a pesar de que estaban cubiertos y tapados con bolsas de plástico. Las bolsas de plástico seguían soplando por todas partes y soltándose.

De hecho, ese autobús era tan viejo y ruidoso que durante unos minutos de sueño, ¡soñé que estaba en un tren! ¿Y la cereza encima? El conductor del autobús decidió celebrar un concierto: hizo sonar la música y cantó en voz alta toda la noche ... Un viaje divertido, ¿eh?

Pero todo valió la pena a la mañana siguiente, cuando nos encontramos con una de las cosas más bellas que he presenciado: el amanecer en el majestuoso río Orinoco (río Amazonas). Los colores que llenaban el cielo, los cantos de los pájaros, el tamaño y la tremenda fuerza de las aguas del río manteniendo su poder y fuerza bajo dominio. En serio, ¡la increíble genialidad del segundo río más largo de nuestro planeta fue absolutamente impresionante!

En ese momento, parado allí, no importaba lo sudoroso que estaba, cuán sofocante y húmedo ya era el calor tan temprano en la mañana, cuántas picaduras de mosquito tenía en mi cuerpo, cuán terrible o peligroso era el viaje ... eso momento fue mágico! Mi primer encuentro con el río Amazonas cambió algo dentro de mí.

Ese tiempo que pasé en el Amazonas fue muy especial para mí. Pasé toneladas de tiempo con mi familia y me descubrí en medio de la nada. ¡Pero al final de mi viaje mis piernas estaban tan llenas de picaduras de mosquitos que literalmente no pude contar todas las picaduras!

Regresé a la Ciudad de México un par de semanas después de esa aventura, solo para encontrarme de repente acostado en la cama con fiebre alta durante varias semanas. ¡Había contraído la malaria y mi sistema de defensa de inmunidad se había desplomado tanto que casi me muero!

La verdad es que mi viaje fue tan espontáneo que olvidé vacunarme y no consideré la posibilidad de enfermarme.

"Los jóvenes nunca piensan que se enfermarán", me dijo un amigo más tarde.

La buena noticia es: ¡sobreviví!

Me llevó un año entero recuperarme por completo de esa enfermedad y otras complicaciones como resultado en mi cuerpo. Durante mi tiempo de recuperación, mi vida se detuvo por completo y me vi obligada a lidiar con cambios en mi estilo de vida viajera. Todo tenía que ajustarse a las recomendaciones de mi médico; todo lo demás se detuvo. Entre muchas otras cosas, mi dieta necesitaba ser modificada.

Una dieta cuidadosamente diseñada, rica en hierro, fue parte fundamental de mi tratamiento. Ese fue el momento en el que empecé a darme cuenta de la importancia de una buena nutrición y el equilibrio adecuado de los alimentos que como; no solo cuando estoy enferma, sino siempre.

Verduras verdes, granos, semillas y una cantidad controlada de frutas fueron una gran parte de mis comidas diarias. Mi consumo de carne, pescado y aves también fue controlado, y en muchas ocasiones sustituido por proteínas como las lentejas. Comí muchas lentejas de mi mamá durante ese tiempo. Las lentejas fueron un “súper alimento” sumamente importante para mí durante esa temporada.

Ahora, cuando cocino lentejas, recuerdo ese momento agridulce de mi vida, cuando disfruté del Amazonas y tuve una segunda oportunidad para vivir.

Creo que Dios me dio otra oportunidad para estar viva y ver la vida y la muerte desde una perspectiva diferente. Supongo que solo las personas que han estado al borde de la muerte entienden completamente lo que estoy tratando de expresar con palabras; pero estoy agradecida, y desde esa experiencia, así es como intento vivir cada día.

Las lentejas me recuerdan ese tiempo involuntario de “reinicio”; la dificultad y la frustración, pero también el momento de gran aprendizaje, el poder de la esperanza, la fe, el amor y la disciplina.

Un día compartiré las deliciosas lentejas de mi madre (con carne), pero por ahora, aquí está mi versión vegana de lentejas con un toque mexicano. ¡Espero que les gusten!

Lentejas Veganas Mexicanas

INGREDIENTES:

1 taza de lentejas (si es posible, déjalas en remojo durante la noche)

5 tomates, licuados.

1/2 pimiento verde

1 cebolla (1/2 picada finamente)

2 zanahorias

2 papas

3 dientes de ajo

2 hojas de laurel

3 tazas de caldo de verduras

1 manojo de cilantro fresco

Orégano

Comino

sal

Pimienta

Ingredientes Salsa picante:

3 chiles guajillos (sin semillas)

2 chiles pasilla (sin semillas)

2 granos de pimienta

2 cucharadas de orégano

1 diente de ajo

1/2 cebolla

Aceite vegetal o aceite de coco.

* Si no puedes encontrar chiles secos, sustitúyelos por chipotles o jalapeños enlatados.

INSTRUCCIONES:

1. Licúa los jitomates con un poco de caldo de verduras. Ponlo a un lado.

2. En una olla grande a fuego medio-bajo, saltea la cebolla, el pimiento y los champiñones en aceite. Agrega un poco de sal.

3. Una vez que las cebollas se hayan cocinado y se hayan vuelto translúcidas, agrega los jitomates mezclados, hojas de laurel, zanahorias, papas, lentejas y cilantro. Agrega lentamente la salsa picante *. (Sugiero que solo viertas la mitad si tienes miedo de que las lentejas sean demasiado picantes).

4. Agrega el resto de los ingredientes: orégano, comino, sal, pimienta y el resto del caldo de verduras para cubrir todas las lentejas (y si es necesario, agua).

5. Deja hervir a fuego lento con la tapa puesta durante unos 20 minutos a fuego medio bajo.

6. Después de 20 minutos, pruébalo y ajusta la sal y los condimentos. Deja cocinar en la estufa por un total de 1 hora, o hasta que las lentejas estén suaves. Si tienes un poco más de tiempo, déjalos cocinar durante 1 1/2 horas a fuego lento.

7. Si tienes una olla de cocción lenta, te recomiendo dejarla a temperatura baja entre 7 y 8 horas. ¡Cuanto más tiempo las dejes, los sabores serán mejores!

* Instrucciones para la salsa picante:

1. (Usa guantes para este paso para cubrirte las manos) Saca las semillas de los chiles (para controlar la cantidad de picante y mantener el sabor del chile al cocinar ¡Sin que pique a morir!). Ten mucho cuidado e intenta no hacerlo con las manos descubiertas; si es necesario, lávate muy bien las manos directamente después de hacerlo.

2. En una olla pequeña a fuego medio-bajo, agrega un poco de aceite y los chiles guajillos sin semillas, los chiles pasilla y saltea durante un par de minutos.

3. Agrega los granos de pimienta, el orégano, las hojas de laurel, la cebolla, el ajo y suficiente agua solo para cubrir los pimientos. Deja hervir a fuego lento durante unos 10 minutos o hasta que el color del agua se oscurezca y los pimientos se hayan suavizado un poco.

4. Retira la hoja de laurel y agrégala a la olla de lentejas. Licúa todo lo demás hasta que quede bien molido.

5. Cuela la mezcla y vierte el líquido en la olla de lentejas (* para el paso 3)

* Si no puedes encontrar chiles secos, sustitúyelos por chipotles o jalapeños enlatados (sin verter el vinagre en la sopa).


Les dejo el video con instrucción para hacer esta receta!



Trata de hacer esta receta y comparte con nosotros tu experiencia usando #johastable

© 2020 Joha's Table. All right's reserved