Hummus y los cedros del Líbano



El Líbano es un país conocido por muchas cosas, como su historia, su geografía estratégica y sobre todo por su comida. Aunque es un país pequeño, tiene mucha variedad en su cocina. Uno de mis alimentos favoritos que es esencial de la comida del Medio Oriente es el hummus, una guarnición que se puede encontrar en todas partes, desde restaurantes elegantes hasta comidas caseras.


Hace un par de años, mi esposo y yo pasamos una temporada en el Líbano. Durante ese tiempo hicimos amigos muy especiales que nos colmaron de amor y nos hicieron parte de sus vidas, permitiéndonos conocerlos mejor y presentándonos su fascinante cultura.


El Líbano es un pequeño país cuyo territorio parece una franja que se mueve a lo largo de la costa del Mar Mediterráneo. Por otro lado, está rodeado de altas montañas donde se encuentran los famosos Cedros del Líbano. Uno puede tenderse a disfrutar de la playa y nadar en el mar, y encontrar nieve en las frías montañas del país, todo en un día.


La mayoría de nuestros amigos de la región hablan inglés y árabe, y algunos también hablan francés, armenio y otros idiomas. Están muy orgullosos de sus raíces culturales, como debe ser, ya que son personas muy apasionadas que aman a su nación.


Un día, nuestros amigos nos llevaron a ver los famosos Cedros del Líbano, esos hermosos árboles de los que se habla en la Biblia. Manejamos por las montañas y vimos algunas de las cosas más singulares y hermosas que he visto en mi vida. ¡Era como una escena de película!


El paisaje estaba cubierto por nieve blanca y fresca y los cedros se erguían altos y firmes como si fueran gigantes que han estado allí durante siglos. En esos momentos recordé lo pequeños que somos los humanos en comparación con las dimensiones de la naturaleza, y lo grande que es Dios en realidad.


Ese mismo día, me emocioné mucho por ir también al museo de Khalil Gibran Khalil, uno de mis autores favoritos de todos los tiempos, el era libanés. El tiempo que pasamos con esos amigos me recordó una cita de El profeta de Gibran.


Él escribió:


“Das poco cuando das de tus posesiones.

Es cuando das de ti mismo que realmente das".


Todos los amigos que hicimos mientras estábamos en el Líbano son personas realmente generosas, nos permitieron entrar en sus vidas y nos amaron como familia.


Terminamos nuestra aventura en las pintorescas montañas, sentados alrededor de una mesa llena de comida: fattoush, tabbouleh, kafta, cordero, ternera, muchas otras guarniciones y, por supuesto, ¡Hummus! Pienso a menudo en ese viaje, y mi corazón me hace añorar el día en que volveremos a ver a esos amigos.


“Que en la dulzura de la amistad haya risa y el compartir de placeres. Porque es en el rocío de las pequeñas cosas que el corazón encuentra su mañana y se refresca ". -Khalil Gibran


Hoy, quiero compartir una receta rápida de hummus, que es un elemento básico de la cocina del Medio Oriente. ¡Es simplemente delicioso y espero que lo disfrutes!



Hummus (Crema de garbanzos)


INGREDIENTES:


1 ½ tazas de garbanzos secos *

4-5 cucharadas de Tahini

1 diente de ajo machacado

Jugo de 2 limones

Sal al gusto

½ taza de aceite de oliva

Paprika (Pimentón en polvo), al gusto

Comino (opcional)


* Los garbanzos secos son los mejores, pero si no tienes acceso a garbanzos secos, reemplázalos por garbanzos enlatados.


INSTRUCCIONES


1. (Si usas garbanzos de lata, omite el paso 1). Remoja los garbanzos secos durante la noche. Al día siguiente, escúrrelos y hiérvelos en agua, 1 cucharadita de bicarbonato de sodio y sal durante unos 40 minutos o hasta que estén blandos. Déjalos enfriar.


2. Cuando los garbanzos alcancen la temperatura ambiente, licua solo los garbanzos (sin el agua), con tahini, ajo, lima y sal con unas cucharadas del agua en la que fueron hervidos, y agrega aceite poco a poco a medida que se va licuando hasta que la mezcla esté cremosa y suave. Cuanto más tiempo se licúe, más aire entrará en la mezcla y más esponjosa se volverá. Si notas que esta muy seca, agrega unas cucharadas más de agua en la que hirvieron los garbanzos y sigue licuando hasta obtener la textura deseada.


3. Prueba y ajusta los condimentos.


4. Disfrútalo con un poco de pan de pita y proteína de tu preferencia, o como aderezo para aperitivo con verduras picadas como zanahorias y pepinos.


¡Buen provecho!


¡Disfruta esta receta con la tradicional ensalada libanesa Tabule (tabbouleh)!


103 views0 comments

Recent Posts

See All