Días en la prepa y agua de sandia

Updated: Jul 24, 2021



Los tiempos en la preparatoria (o bachillerato) son de los mejores momentos en la vida de muchas personas y yo no soy la excepción. Buenos recuerdos, no tan buenos recuerdos, momentos tristes, divertidos y geniales tuvieron lugar durante mis días en la prepa, pero hay una algo especial que me recuerda particularmente esa temporada de mi vida: agua de sandia.


La preparatoria a la que asistí en la Ciudad de México es llamada CCH (Colegio de Ciencias y Humanidades), que está integrado a la Universidad Nacional de México, mi alma mater, UNAM. El sistema del CCH es el mismo que el de la Universidad. A diferencia de la mayoría de las preparatorias en la ciudad, nosotros no usábamos uniformes, el sistema era en su mayoría autodidacta y a tu propio ritmo, los horarios eran flexibles para permitir que los estudiantes trabajaran, y no teníamos personal escolar vigilándonos como halcones, asegurándose de que entráramos a clases a tiempo. Cada vez que hablo del CCH, mi esposo dice que fue básicamente mi "primera universidad", porque muchas de mis experiencias allí suenan a típicas experiencias universitarias.


A mi amiga Liliana y a mí nos encantaba ir a las canchas de básquetbol; no tanto para jugar, ¡Sino para comer! Todo tipo de puestos de comida se colocaban justo detrás de la cerca de la escuela. Mientras “no infringieran ningún código de salud”, se les permitía vender sus alimentos a los estudiantes a través de la cerca. Qué forma tan genial de ganarse la vida, ¿Verdad?


Las canchas - ¡Las canchas de basquetbol eran el lugar para comer!


Teníamos todo tipo de vendedores, desde tortas (sándwiches clásicos mexicanos), gorditas, hamburguesas, algunos postres tradicionales mexicanos como flan y gelatinas y muchos otros. Mis favoritos eran los hot dogs con papas fritas, porque la señora del puestecito de comida era muy dulce y nos conocía a todos por nombre. Sus precios eran perfectos para nuestro bajo presupuesto estudiantil y su puesto de comida era el más limpio de todos.


La mayoría de nuestros vendedores favoritos sabían exactamente lo que íbamos a comprar. Tan pronto como nos veían venir, asentían con la cabeza y comenzaban a preparar nuestro pedido tal como nos gustaba.


Mi amiga Liliana y yo pediríamos dos hot dogs, papas fritas y luego íbamos al puesto de “aguas frescas” y comprábamos un litro y medio de agua de sandia. Nos sentábamos y disfrutábamos de nuestra comida cerca a las canchas. Hasta el día de hoy, cada vez que veo sandía, recuerdo con mucho cariño esos días.


El agua de sandia me recuerda tiempos más simples. Me recuerda buenas amistades que todavía aprecio mucho hasta el día de hoy. Fue durante esos años que conocí a algunas de las personas más interesantes e inteligentes de mi vida. La mayoría de ellos venían de trasfondos, vidas y culturas muy diferentes a la mía. Me hicieron crecer, me abrieron la mente a cosas nuevas, y también me ayudaron a reafirmar muchos valores que mis padres me habían enseñado desde mi niñez. ¡Como adulto, estoy agradecida por esa etapa de la vida!


El agua de sandia es una de las bebidas más tradicionales de mi país. Es perfecta para la temporada de calor; es totalmente natural y muy fácil de hacer. Quiero compartir esta receta con todos ustedes, para que puedan disfrutarla durante los próximos días calurosos de verano como lo es ahora en donde vivo, en el sur de Louisiana en los Estados Unidos.


¡Salud!



Agua de sandia

(Hace aproximadamente 2 litros)


INGREDIENTES:


4 tazas de sandía picada

4 tazas de agua

1/2 manzana, sin corazón

Azúcar al gusto


INSTRUCCIONES:


1. Licua la sandía cortada en cubitos con aproximadamente una taza de agua junto con la manzana.

2. Una vez licuado, cuela la mezcla, agregando lentamente el resto del agua a través del colador.

3. Agrega azúcar y ajusta al gusto.

4. Sirve con hielo.


¡Salud!

33 views0 comments

Recent Posts

See All