Joha's Table

  • Johana Williams

Día de Muertos, un viaje al pasado y pan de muerto


Desde la época prehispánica, las festividades relacionadas con los muertos tienen sus raíces en la cultura mexicana, involucrando diferentes tipos de rituales que se han incorporado en el México contemporáneo.

Como en muchas otras culturas, la cultura mexicana se toma un tiempo durante el año para recordar a sus muertos. Muchas personas colocan altares en sus hogares con velas, flores, imágenes, las comidas y artículos favoritos de sus seres queridos fallecidos, con la creencia de que del 31 de octubre al 2 de noviembre, los espíritus de sus seres queridos regresan para disfrutar de todos estos placeres.

Algo exclusivo de la cultura mexicana, es el uso del sentido del humor en todas las facetas de la vida. Por naturaleza, nos reímos para hacer la vida menos trágica. Hacemos bromas sobre la vida: lo bueno, lo malo, lo feo y hasta la muerte. Muchos hacen "calaveritas", una forma de poesía con sarcasmo y sátira, sobre la muerte y la vida, como una forma de expresar sentimientos de una manera divertida y creativa.

Durante la temporada de otoño, el olor y los colores vibrantes de las “flores de cempasúchil” (un tipo de flor caléndula) llenan los cementerios de todo el país. En el pasado, las tribus indígenas, creían que los vívidos colores naranja y amarillo de las flores, asemejaban el brillo del sol e ilumina el viaje de los muertos.

Aunque, por creencias personales, no participo de las celebraciones a los muertos, tengo un profundo respeto por mi cultura, mi gente, y aprecio las diferentes expresiones del arte y el folclore.

Una cosa que me encanta de esta temporada es Pan de Muerto.

Pan de Muerto, es un pan suave, dulce, cítrico, extremadamente aromático que, por supuesto, va bien con cualquier bebida caliente. Recibe su nombre de su forma redonda, que se asemeja a un cráneo, y huesos en la parte superior. Existen otras versiones según la región del país, pero esa es la más común.

Si pudiera comerlo todo el año, ¡Lo haría sin problema! ¡Este es uno de mis favoritos y quería compartir mi receta con todos ustedes!

¡Buen provecho!

Pan de muerto

(6 piezas)

INGREDIENTES:

3 tazas de harina para todo uso

1 taza de harina de panadero*

3/4 taza de azúcar

1/2 taza de leche tibia

10 1/2 - 11 gr. de levadura seca (2 1/3 cucharaditas)

3 huevos grandes + 3 yemas de huevo

150 gr de mantequilla fría, (10 cucharaditas). Cortada en trozos aprox. 1 cm (1/2 pulgada)

ralladura de 2 naranjas

3/4 de cucharadita de sal

3 cucharaditas de agua de azahar

*Si no tienes acceso a harina de panadero o panadería, solo sustituye con harina para todo uso.

INSTRUCCIONES:

1. En un tazón mediano: agrega la levadura, aproximadamente 4 cucharaditas de harina para todo uso y 1 cucharadita de azúcar. Mezcla con un tenedor y agrega tu leche tibia. Debe estar alrededor de 110°F (43°C). Trata de no calentarla demasiado; si esta muy caliente matas la levadura.

2. Cubre con plástico de cocina y déjala reposar en un lugar con corrientes de aire (recomiendo usar un horno - no encendido) durante unos 30 minutos.

Con batidora: Usando el accesorio de gancho, agrega la levadura fermentada y enciende la velocidad baja-media. Sigue el paso 3.

Sin batidora: Hacer un volcán con la harina y agregar los ingredientes al centro (en el orden indicado en el paso 3).

3. Agrega los huevos, uno por uno, alternando con una taza de harina, dando espacio y tiempo para que todo se mezcle bien.

4. Cuando todo se vea mezclado (se verá muy pegajoso, no te preocupes), agrega la mantequilla un pedacito a la vez, dando tiempo para que se mezcle bien.

5. Una vez que haya absorbido toda la mantequilla, añade la ralladura de naranja, y el agua de azahar.

Usando la batidora: Deja que se mezcle durante unos 25 minutos a la misma velocidad, o hasta que la masa ya no se pegue a las paredes del tazón.

A mano: Tomará unos 35 minutos de amasado constantemente. Estará listo cuando ya no se adhiera a tus manos.

6. Engrasa un tazón grande y coloca la masa dentro. Cubre con una envoltura de plástico y coloca el recipiente en un lugar cálido sin aire circulante y déjalo reposar durante aproximadamente 1 hora. (Dependiendo de tu ubicación, puede tardar más o menos en inflarse aproximadamente al doble de su tamaño original).

7. Una vez que la masa haya subido, espolvorea un poco de harina sobre una superficie limpia y lisa, y coloca la masa en la superficie y amasa un poco. Haz un rectángulo uniformado y divídelo en 7 porciones iguales.

8. Forma 6 de las porciones en panes redondos. Coloca en bandejas para hornear engrasadas (o con papel para hornear).

9. Con la séptima porción de masa, haz 6 bolitas y 12 tiras (2 por cada pan). Para pegarlas a la masa, barniza con agua, solo las áreas en donde cada tira se colocará y se unirán las decoraciones. Colócalas en forma de “X”, con la bolita en el centro del pan, encima de las dos tiras. Usa solo poco de agua para pegar los trozos sobre la masa de pan.

10. Cubre todos los panes con una toalla, y mantén las bandejas en un lugar cálido y sin corrientes de aire. Deja reposar durante aproximadamente 1 hora, o hasta que dupliquen su tamaño.

11. Precalienta tu horno a 350°F (aproximadamente 176°C). Hornea entre 15-20 minutos o cuando un palillo salga limpio.

Si tu pan se está dorando demasiado pronto, antes de que se hornee por completo, cúbrelo rápidamente con papel aluminio.

12. Sácalos del horno y déjalos enfriar.

13. Antes de que los panes se enfríen por completo, derrite aproximadamente 1 cucharadita de mantequilla, y unta los panes con la mantequilla, barnizando toda la superficie y espolvorea con una cantidad generosa de azúcar.

¡Buen provecho!



Si te gustó esta receta, checa mi receta de Roles de canela. ¡Te va a encantar!

© 2020 Joha's Table. All right's reserved