Bailando salsa y arroz con pollo de Singapur (Chicken rice)

Updated: Aug 24, 2020



En 2010, viajé a Singapur por primera vez.

Rápidamente me di cuenta de lo limpio, ordenado, alta tecnología y hermoso que era el país. Me quedé impresionada por la interesante historia y diversidad cultural que tenía. Sin embargo, es uno de los países más innovadores del mundo en lo que respecta a tecnología.

Ir a Singapur es como viajar al futuro.

La pequeña ciudad-nación es una mezcla de cuatro culturas distintas y tiene cuatro idiomas nacionales distintos: inglés (porque Singapur una vez fue colonia británica), mandarín (de todos los migrantes de China continental, indio (en su mayoría tamil, del sur de India, y malayo (porque Singapur originalmente era parte de Malasia). Pero en verdad, todos hablan "Singlish", que es la combinación de los idiomas mencionados con una estructura mayoritariamente inglesa. Es una jerga única que la gente habla en las calles.

Los singapurenses se enorgullecen del hecho de que convirtieron una isla de pescadores en uno de los lugares más maravillosos del planeta.

Después de viajar y vivir en Singapur durante varios años, desarrollé una familiaridad con cosas específicas de la nación. De hecho, aunque la mayoría de la gente probablemente asumiría, que con mi herencia mexicano-venezolana, prefiero comer arepas, o tacos cuando siento nostalgia, pero debo confesar, que el arroz con pollo singapurense (Chicken rice) está entre mis tres principales comidas que se me antojan cuando me siento nostálgica.

¡El arroz con pollo es, por mucho, mi plato favorito de Singapur! Consiste en un delicioso arroz aromatizado, pollo y una sabrosa salsa picante.

Es uno de los platos más tradicionales de la nación y representa al país de una manera única. Transformando ingredientes comunes en un plato lleno de sabor y singularidad que se puede comer como un platillo del día a día, o como una comida en un ambiente exclusivo, el plato representa perfectamente la diversidad, excelencia y arduo trabajo de los singapurenses.

Hace unos años, durante una larga visita a México, me conecté y me hice amiga de Edmund, un chico singapurense que estuvo en la Ciudad de México durante varios meses.

Edmund es lo que yo llamo "un verdadero singapurense". La primera vez que nos conocimos en persona, fuimos a un mercado local, donde comimos y pasamos un rato. Lo introduje a algunas comidas de la calle, nada lujoso, solo buena comida auténtica. Mi amigo Edmund, se mezcló muy bien con toda la gente, bromeando con todos en el mercado, siendo curioso y probando cosas diferentes, y haciendo preguntas profundas sobre nuestra cultura.

Edmund es súper inteligente y divertido, y tan calladito que se ve, ¡Puede bailar salsa mejor que muchos latinos que conozco! Durante su estadía en la Ciudad de México, planeamos ir a bailar salsa con un grupo de amigos, y algunos de mis primos. ¡Edmond se robó la noche!

Después de enterarse de mi conexión con Singapur, prometió hacerme arroz con pollo. Entonces, unas semanas después invadimos la cocina de mi mamá, y Edmund cocinó. Varios amigos vinieron y todos la pasamos muy bien juntos, riendo, hablando e introduciendo a todos el arroz con pollo y el sambal. Aprecio mucho que Edmund cocinó para nosotros, y siempre recuerdo ese día con mucho cariño.

La semana pasada, Singapur celebró su 55 cumpleaños como nación, y empecé a recordar el día en que mi amigo Edmund me cocinó arroz con pollo mientras estábamos en Ciudad de México. ¡Así que decidí hacerlo y compartir esta receta con todos ustedes!

Esta es mi versión, adaptada de una infinidad de diferentes recetas, así como las observaciones que hice durante años comiendo a cualquier hora del día y de la noche en "hawker centers" (puestecitos ambulantes) de la hermosa isla de Singapur.

A mis amigos de Singapur: ¡Espero no sonar kiasu escribiendo esta receta! jaja, realmente los amo, admiro y extraño a todos ustedes y a su asombrosa nación.

Esta es mi humilde manera de honrar su cultura, su legado y su gastronomía shiok. Aprecio todo el amor que me han dado. Gracias por abrazarme y aceptarme como una de los tuyos… ¡Me robaron el corazón por siempre!

¡Buen provecho!


Arroz con pollo de Singapur


Este plato contiene cuatro partes separadas que se unen maravillosamente al final: arroz, pollo, caldo de pollo y salsas picantes.

No te sientas abrumado(a) al leer el proceso y los ingredientes. Léelo, y léelo de nuevo antes de empezar.

INGREDIENTES (para toda la receta):

5 cucharadas de aceite de cocina (vegetal, de canola, etc.)

2 pechugas de pollo con huesos y piel

1 tallo de cebolla verde, picada (cebollin o cebollita cambray)

6 pulgadas de jengibre (aprox.)

1 taza de arroz

2 tazas de agua

1 ¼ taza de agua (aprox.)

1 ½ cucharada de aceite de sésamo

2 cucharadas de sal kosher

4 cucharadas de azúcar

7 dientes de ajo

1 limón, para jugo

4 cucharadas de salsa de chile siracha

1 cucharadita de vinagre de arroz (o vinagre blanco)

1 pepino en rodajas

Un manojo de cilantro

¼ salsa de soja oscura *

* La salsa de soya oscura es más espesa que la "salsa de soya clara" de uso común. Puedes encontrarla en alguna tienda internacional local.

INSTRUCCIONES:

Parte 1 - Pollo

Ingredientes (pollo):

2 pechugas de pollo con huesos y piel

1 tallo de cebolla verde picada (cebollin o cebolla cambray)

3 pulgadas de jengibre, cortado en rodajas

1 cucharada de sal kosher

1 cucharada de aceite de sésamo asiático

INSTRUCCIONES (pollo):

1. Frota el pollo con sal kosher, exfoliando la piel. Esto ayudará a que el pollo se cocine mejor.

1b. Prepara un recipiente grande con agua helada (para usar en el paso 4).

2. Enjuaga el pollo y sazona con sal. Agrega el pollo a una olla con jengibre y cebollas verdes (si cocinas todo el pollo, rellénalo con el jengibre y cebolla). Cubre el pollo con agua caliente y calié