Rescate amigable de una inundación y guacamole

Updated: Oct 12, 2021


No crecí en una ciudad que a menudo se enfrenta a inundaciones, pero sí tengo un recuerdo de un momento, mientras visitaba un área vecina, cuando temí por mi vida cuando hubo lluvias y se inundó, llegando el agua por encima de mi cintura. Ese día aprendí una lección inolvidable sobre la amistad y lo que puede hacer un corazón feliz.


En cada ciudad existe algún tipo de preocupación por los desastres naturales. En la Ciudad de México, no enfrentamos inundaciones como otras regiones. Pero hace muchos años, en un muy día lluvioso, cuando estaba en la secundaria y tuve que visitar la biblioteca de un vecindario cercano a mi escuela, comencé a caminar a casa de regreso y me encontré en medio de un área que se estaba inundando. Los carros no se podían mover y la gente se apresuraba a llegar a lugares más altos.


Yo corrí hacia el camellón, en medio de la calle y me abracé a un árbol cuando el agua repentinamente llegó hasta mis rodillas, ¡Simplemente no sabía qué hacer! Pensé en mi familia y mis amigos que también tenían que caminar a casa. ¿Estaban todos en medio de esta inundación también? ¿Cómo voy a llegar a casa? ¿Se está inundando toda la ciudad? Tenía mucho miedo y frío.


Todas esas preguntas vinieron a mi mente de 13 años, mientras la lluvia seguía cayendo y las aguas de la inundación continuaban subiendo hasta mi cintura. De repente, desde el otro lado de la calle (que se había convertido en una especie de lago), vi dos caras amistosas nadando hacia mí, gritando mi nombre y sonriendo. Dos compañeros de mi escuela, Jonathan y Carlos, que vivían en esa zona, se reían, jugaban y competían para ver quién era el nadador más rápido. Cuando llegaron a mí, bromearon sobre lo asustada que me veía y dijeron: "No tengas miedo, Joha. ¡Nada con nosotros! "


Yo estaba en shock. ¡No entendía cómo podían ser tan felices en medio de esa inundación!


Entonces, vino a mi mente un proverbio bíblico: “El corazón alegre es buena medicina, pero el espíritu abatido seca los huesos” Proverbios 17:22.


Me uní a ellos y juntos salimos nadando de esa zona. Aparentemente, esas calles específicas eran conocidas por inundarse cuando llovía fuerte, pero el resto del vecindario estaba bien. Más tarde, cuando llegué a casa, mi familia no tenía idea de que hubiera ocurrido alguna inundación.


Ese día aprendí que incluso cuando el agua me llegaba a la cintura y no sabía qué hacer, la esperanza permanecía. Dios siempre enviará gente buena para ayudarnos a salir de las inundaciones, o incluso puede usarnos para nadar al rescate de otra persona.


Hace poco, ayudamos a algunos amigos que se vieron afectados por las recientes inundaciones en Baton Rouge. Mientras lo hacíamos, recordé lo asustada que había estado todos esos años atrás, y cómo dos caras amistosas convirtieron mi día oscuro y aterrador en una hermosa lección. En esos días, uno de mis amigos me pidió que compartiera mi receta de guacamole con él. Él sabe que todavía hay mucho trabajo por hacer, ¡Pero siempre hay tiempo para comer rico guacamole! Así que, decidí compartir mi receta con todos ustedes también.



Guacamole de Joha


INGREDIENTES:


5-6 aguacates medianos (picados en trozos pequeños)

1 diente de ajo

1/4 cebolla pequeña

1-2 jalapeños, picados. (Sin semillas si lo quieres menos picante)

Jugo de 2-3 limones

Un manojo de cilantro

1-2 tomates pequeños, picados en trozos pequeños; trata de sacarle la mayor parte del jugo.

Sal al gusto


INSTRUCCIONES:


Licúa el ajo, la cebolla y el cilantro, un tercio de sus aguacates y aproximadamente la mitad del jugo de limón.


Una vez bien mezclado, agrega el resto de los aguacates, agrega los tomates picados, los jalapeños y la sal. Mezclar con una cuchara. Prueba y ajusta la sal y agrega jugo de limón según sea necesario.


Si es posible, tapa y deja reposar refrigerado por unos 30 minutos antes de servir.


La clave es mezclar primero el ajo y la cebolla, para que el sabor no sea demasiado fuerte. Luego, puedes darle una consistencia espesa agregando la mayoría de los trozos de aguacate y todos los jitomates después de la mezcla inicial.


¡Buen provecho!

15 views0 comments

Recent Posts

See All