• Johana Williams

5 de Mayo, piñatas y frijoles charros



¿Sabías que el Cinco de Mayo no es en realidad el Día de la Independencia de México, como muchos estadounidenses tienden a creer? Ese día sí ocurrió un hecho histórico, pero en México, el 5 de mayo no es un feriado a nivel nacional. Aunque si se celebra en el estado de Puebla, México.


Durante años, no entendí por qué mis amigos estadounidenses me deseaban un "Feliz Cinco de Mayo". No fue hasta que mi amiga estadounidense Aby me dijo un día: "Feliz Día de la Independencia de México, ¿Estas planeando hacer una “grande fiesta”? -”Grande fiesta” con acento extranjero- Le contesté: "¡Falta mucho para el 16 de Septiembre, pero podemos planear algo para celebrar el Día de la Independencia a lo grande!"


Ella se quedó confundida con mi respuesta y me dijo: “¿Septiembre? No, estoy hablando del Cinco de Mayo, tu Día de la Independencia ". Fue en ese momento que comencé a entender que la gente en los Estados Unidos celebra el 5 de mayo.


El 5 de mayo, tuvo lugar una batalla entre los ejércitos del Gobierno Mexicano y del Imperio Francés en el estado de Puebla en 1862. Fue un intento fallido del Imperio Francés de conquistar México, y México ganó la batalla.


Así que le dije a mi amiga Aby: "¡El 5 de mayo no es realmente una fecha que acostumbremos celebrar en mi país, pero aún así podemos hacer una fiesta, y luego podemos celebrar también el Día de la Independencia en Septiembre!"


A ella le encantó la idea y comenzó a planificar el evento. Mi amiga Eli y yo hicimos fajitas, arroz rojo, frijoles charros (frijoles charros), aguas frescas como agua de pepino, tortillas hechas a mano, guacamole, flan y ¡Mucha más comida!


El día de la fiesta, Aby me dijo que había encontrado una pequeña piñata “de burrito” en un mercado y quería partirla "al estilo mexicano" con todos nuestros amigos, refiriéndose a una historia que le había contado sobre cómo partimos piñatas en México: con los ojos vendados y mareado mientras se canta una canción tradicional.


¡Nos divertimos tanto ese día! Todos estaban tan mareados que ni siquiera se acercaban a golpear la piñata.


Después de un rato, mi amiga insistió en que era mi turno para partir la piñata. Me vendaron los ojos y me hicieron girar varias veces. (Lo que no sabían es que yo tengo una experiencia de toda mi vida haciendo esto: cuando era niña, todas las celebraciones incluían piñatas hechas de arcilla, y mis primos mayores nunca tuvieron piedad de mí). No me costó mucho encontrar la pequeña piñata de cartón. La golpeé una sola vez y cayó al suelo. Solo escuché a la gente decir "¡Oh!" y se acabó la fiesta de la piñata!


Me sentí tan mal por un momento, cuando me quité la venda de los ojos y vi a todos perplejos en silencio viendo la pequeña piñata destruida en el piso... Pero después de un momento, todos empezaron a reírse, haciendo bromas de nuevo y la fiesta continuó.


Hoy quiero compartir con ustedes una de las guarniciones o platillo principal, dependiendo de en donde estés, más tradicionales en México: Frijoles charros.



Frijoles Charros, frijoles charros mexicanos



INGREDIENTES


1 lb de frijoles pintos secos (Aprox. ½ kg)

½ cebolla picada

1 pimiento morrón, picado

4 tomates rojos (o jitomates) medianos (2 picados y 2 licuados)

2 chiles serranos picados (sin semillas si gustas menos picante)

8 oz. de tocino, picado (Aprox. 150 gr)

Un manojo de cilantro

1 manojo de orégano

2 hojas de laurel

1 diente de ajo

1 lata de cerveza

4 tazas de caldo de pollo o agua (aprox.)

Sal y pimienta, al gusto



INSTRUCCIONES


Deja remojar los frijoles en agua toda la noche. Este paso los suaviza y acorta el tiempo de cocción.


En una olla grande, sofríe el tocino. Cuando esté listo, sácalo de la olla y reserva en un platito a un lado. Utiliza la grasa de tocino para sofreír la cebolla, el pimiento morrón y los chiles serranos. Cuando la cebolla esté traslúcida agrega los tomates picados, revuelve durante aproximadamente 1 minuto.


Vierte el tocino nuevamente en la olla y agrega los frijoles pintos remojados (sin el agua en que se remojaron) y el resto de los ingredientes: tomates licuados, cilantro, orégano, hojas de laurel, ajo, un poco de sal y pimienta.


Cubre con agua (o caldo de pollo). Cuando empiece a hervir, vierte la cerveza y deja cocer los frijoles durante unas 2 horas a fuego lento.


Agrega agua o caldo de pollo según sea necesario.


Los frijoles están listos cuando estén blandos. Ajusta la sal y otros condimentos.


Disfrútalos con arroz y con tu proteína preferida.


* Para obtener una consistencia más especita, aplasta algunos de los frijoles con una cuchara de madera.

* Si usas olla de cocción lenta, déjelos cocinar por un mínimo de 4 horas. Cuanto más tiempo se cocinen, mejor será su sabor.


¡Buen provecho!


Si te gustó esta receta, quizás también disfrutes mi receta de Alambre de res, estilo Ciudad de Mexico.

Recent Posts

See All